MicrocréditosConAsnefNómina

¿Microcreditos con Asnef y nómina? Toma en cuenta esto antes de contratar

El endurecimiento en requisitos para acceder a financiamiento mediante canales tradicionales, como los bancos, ha llevado a que las familias en España busquen nuevas vías para obtener créditos. En esta búsqueda, ha crecido el interés por alternativas relativamente nuevas, como los microcréditos con Asnef y nómina.

Pero, ¿a qué nos referimos con microcréditos con ASNEF y nómina? Concretamente, al tipo de préstamos rápidos que no establecen grandes requisitos para acceder a ellos; específicamente, aquellas opciones de microcréditos que no exigen nómina ni aval, y que contemplan la entrega de crédito incluso para aquellos que se encuentran en las listas de morosidad como la de ASNEF.

Si bien en el papel este tipo de esquemas se presentan como una alternativa viable para superar un momento de urgencia económica, la realidad es que tipo de modelos tienen un trasfondo que es necesario tener en cuenta. Y es que, si bien son productos de fácil y rápido acceso, que otorgan liquidez de manera casi inmediata, también son esquemas que presentan mucho más riesgo, con condiciones poco atractivas para los usuarios, y con costos muy por arriba de los créditos tradicionales.

Te recomendamos: ¿Qué es un microcrédito?

¿Cómo funcionan los microcréditos con ASNEF y nómina?

Es importante señalar que los microcréditos se han colocado como una opción de financiamiento que llama poderosamente la atención. Sobre todo, porque se han posicionado como la alternativa principal para acceder a un préstamo ante la dificultad de encontrar apertura en los canales tradicionales.

La principal característica de los microcréditos ha sido el abrir la opciones de financiamiento para más personas que hoy no encuentran una oportunidad en bancos. De manera peculiar, para acceder a préstamos que rondan los 1,000 euros o menos, a pagar en plazos de 1 y hasta 3 meses.

Cabe decir que su espectro abarca todo tipo de perfil, desde aquellos que se encuentran en las listas de morosidad, como aquellos que cuentan o no con nómina. En este tipo de créditos, más allá de elaborar un estudio riguroso sobre el interesado para aprobar el financiamiento, muchos sólo piden cuestiones básicas para aprobar el préstamo, como ser mayor de edad, residir en España y contar con una cuenta bancaria para el depósito del dinero.

Sin embargo, estas condiciones de accesibilidad tan laxas no son una concesión gratuita, y tienen un costo que impacta directamente en el monto que se terminará de pagar por el crédito. Y no sólo eso, sino que pueden poner en riesgo la estabilidad financiera de las familias.

En primer lugar, es importante señalar que a diferencia de un financiamiento tradicional, los microcréditos con ASNEF o nómina son esquemas que presentan tasas de interés más elevadas. En otras palabras, son productos más caros.

Lo anterior se debe a que, al ser créditos de fácil acceso, las instituciones compensan esa asequibilidad-de no tomar en cuenta una mala nota en las listas de morosidad, o el pasar por alto el no presentar una nómina que avale el contar con un ingreso y un trabajo fijo-con un precio mayor.

Al respecto, por ejemplo, de acuerdo con la Asociación de Usuarios Financieros (Asufin), en el último año, el costo de los microcréditos ha aumentado significativamente. Este organismo reportó que el precio de este tipo de financiamientos hoy en día puede alcanzar una TAE de 3.0000 por ciento. Así, por ejemplo, señaló que un préstamo por 300 euros pedido a un mes, puede llegar a costar hasta 103 euros.

Analiza los microcréditos

Antes de tomar un microcrédito, es importante que evalúes tu situación financiera. Principalmente, asegurarse que se contará con el recursos necesario para pagar en tiempo el financiamiento. Y es que, cabe señalar, las penalizaciones en este tipo de esquemas regularmente son muy altas, mismas que pueden provocar serios problemas.

Muchas personas ven en los microcréditos una salida para obtener liquidez y pagar otro tipo de pasivos, como deudas de largo plazo. La realidad es que esto no es recomendable, porque saldrá más costos que lo originalmente contemplado.

Si te encuentras en una situación compleja, en la que tus ingresos ya no te dan para cumplir con las deudas vigentes, lo mejor es evaluar otras alternativas. Los microcréditos, además de costosos, sólo serán el alivio de un momento, pero no solucionarán de fondo el problema y sólo acrecentarán las deudas por pagar.

En esta búsqueda de otras soluciones para liquidar deudas, puedes evaluar la opción que ofrecen las reparadoras de crédito. Toma en cuenta que son empresas especializadas en negociar el pago de las deudas con los acreedores. No sólo logran nuevos esquemas para liquidar los saldos pendientes, sino que buscan descuentos para pagar menos.

Sin embargo, uno de los principales atributos de este tipo de alternativas es que generan un plan de ahorro, para que sea con recursos propios que se pueda pagar las deudas vigentes.

Quizá te interese: ¿Qué es un microcrédito?

Contenido

Contacto: [email protected] Tel: 910 053 415.
Calle de Hermosilla, Nº48, bajo – C.P. 28001 Madrid, España ©2021 Cuida tu Cartera. Todos los derechos reservados.